Pablo Schwarz sin filtro en podcast «Reyes del drama»: «Si me entran a robar no llamo a los pacos ni cagando. Me dan miedo porque son asesinos»
  • El controversial actor conversó con «Reyes del Drama» sobre su carrera y el acontecer sociopolítico del país.

  • El podcast conducido por los periodistas Jorge Sepúlveda y Victor Schwencke está disponible en Youtube y Spotify, y una de sus principales novedades de esta temporada es la transmisión por video.

El destacado actor nacional quien por estos días conduce su programa radial «El Antimatinal» en Goodstock Radio confesó que ha grabado dos películas durante esta pandemia, ha participado de montajes teatrales y continúa con su emprendimiento de flores. Repasó junto a Reyes del Drama algunos de los principales hitos de su carrera en cine y televisión, además de realizar una fuerte crítica a la televisión y a la clase política.

«No le tengo mala a la tele»

Al consultarle a Schwarz sobre cómo es su relación con la televisión, medio del cual ha formado parte, pero también criticado ampliamente, señaló:  «No le tengo mala a la tele. Me gusta la televisión. Lo que no me gusta es en lo que se ha transformado. Podría ser un excelente vehículo cultural en todo su espectro. Creo que desde el 2000 para adelante ha ido cuesta abajo. Después de Pinochet hubo una apertura de cosas que televisión que hoy en día estarían prohibidas. Ahora la televisión no corre ningún riesgo, es simplemente mercado». Respecto a las teleseries, formato en el que Schwarz participó desde inicios de los 90s por más de una década, asegura que actualmente son una basura: «No se acaban nunca. Me da pena, porque hay muchos colegas que yo los estimo muchísimo, y que entiendo que estén ahí, porque hay muy pocos lugares donde uno siendo actor en Chile pueda comer, pagar las cuentas mes a mes, menos ahora que están los teatros cerrados, pero son horribles».

«Han vendido todos los canales a gente nefasta. ¡Canales universitarios! Eso es muy grave. Venderle el 13 a Luksic es del terror. La Red ahora es de un mexicano…Cuando veo TVN me da una rabia horrible. Hace poco estuve por allá y cuando entré al set me di cuenta que esos sets están funcionando con suerte tres estudios de los doce que tenían. Estudios que financiaron con las teleseries de Sabatini», manifestó. «Es un edificio gigantesco abandonado. Es una cuestión del terror. Lo más grave es que es un edificio fiscal. Me gustaría tanto ser director de ese canal. Los miembros del directorio actual no tienen idea de tele. ¡Viejos momios con olor a coco! (sic) ¡Dan vergüenza!», comenta.

«No pretendía ir a la tele»

Durante la conversación de más de una hora, Schwarz rememoró cómo llegó a la televisión. Fue acompañando a su gran amiga Ángela Contreras, compañera de la escuela de teatro, a un casting para Ámame: «Yo no pretendía ir a esa huevá. Me preguntaron si quería participar del casting y quedé. Me pagaban 80 lucas al mes…¡Me forré!», recuerda entre risas. Además agregó que nunca tuvo ningún tipo de contrato legal con TVN, ni el 13. «Nunca el señor Andrónico Luksic, ni el Estado, me impuso un peso en la AFP. Nunca me metieron nada a Fonasa, jamás. Nunca tuve vacaciones, ni derechos laborales. Ningún actor los tiene hasta el día de hoy».  Destacó también las profundas diferencias entre los actores-rostros y el resto del elenco: «Muchísimas diferencias. Los sueldos pueden variar desde los 20 palos a las 80 lucas que te conté recién. A un actor le están ofreciendo 200 mil pesos bruto por la citación. No vale la pena. Mucha pega para tan poca plata», asegura.

«No soy comunista. Son muy fomes, me cargan»

Por estos días TVN está retransmitiendo la icónica teleserie Romané (2000) donde Pablo interpretó a Mirko Dinamarca, un enamoradizo gitano. «Lo más interesante fue conocer a gente gitana. Todos los fachismos te imponen un miedo a los gitanos, a los negros, a los judíos, etc. Tuve la oportunidad de conocer a gente super chora y aprender de su idioma, conocerlos. Fue muy interesante. Una nación que uno no conoce. Yo que tenía muchos prejuicios me ayudó a ser mejor ser humano», comenta. «Yo soy Schwarz-Rabinovic. Chile está hecho de extranjeros. Esa es la gracia de Amércia, del planeta. La integración. Siempre dicen que soy comunista, marxista. ¡Cómo voy a ser comunista yo! Si no sigo ningún dogma. Los comunistas son muy fomes y son muy ordenados. Me cargan los comunistas, son muy fomes y no me gustan las dictaduras. Tengo un respeto muy profundo por el comunismo chileno y lo pongo en otro saco, pero creo que están muy confundidos aliándose con el comunismo internacional. Lo que si tengo de socialista o comunista es lo internacional: No necesitamos fronteras, ni banderas. Los seres humanos no pueden tener fronteras», reflexiona.  

«Maduro es un psicópata»

Schwarz también realizó un análisis del fenómeno de la migración en Chile y cómo el Estado y los medios han reaccionado frente a esta: «Los medios se vuelven locos por mil personas que están intentando mejorar sus vidas. Es tremendo. El Estado chileno no se hace cargo de nada. Es gente que viene a buscar un mejor vivir acá. Estupendo. Nosotros no tenemos apoyo estatal, solo los multimillonarios. Son gente que viene arrancando de miserias, porque si viene un extranjero como un Luksic o un Kast, nazis con pasaporte falso y ningún problema. Pero viene una persona que quiere comer y una vida digna, queda la cagá y nos volvemos locos y empezamos a tratar de negros, a mirar en menos a venezolanos que vienen a buscar un mejor futuro arrancando de ese psicópata de Maduro, que con el favor de Dios, es un saco de huevas del porte de un buque. No me gustan las dictaduras y Venezuela es una dictadura».

«La TV en manos equivocadas es muy peligrosa»

En el año 2008, Schwarz deja TVN tras más de 15 años y se traslada a Canal 13 para ser parte de Lola. Aclaró que fue convocado cuando el canal era aún católico y no de Luksic. «Ahora está del terror. Es un canal que hace montajes peores que los de los ochenta. Es terrible. El único control son las redes sociales. La televisión en manos equivocadas es un instrumento muy peligroso. La tele miente mucho. Más que rabia, me da una lástima tremenda», asegura. 

Tras seis años en Canal 13, donde realizó teleseries como Peleles, Lola, Cuenta Conmigo, entre otras; Schwarz asegura que pasaron sin pena ni gloria. «No tengo ningún recuerdo de algo creativo muy particular. A mí me gusta actuar, y que me paguen por aquello, bienvenido sea», precisa.

«Los pacos no pueden existir, son peligrosos»

Finalizando la entrevista, Pablo manifestó su pesar por el actuar policial en el último tiempo confesando su temor a los carabineros. 

«No puede haber una institución a la cual la inmensa mayoría de los que vivimos en este país le tenga miedo. Si a mí me entran a robar, yo no llamo a los pacos ni cagando. A los ratis menos. Me dan miedo porque son locos, asesinos. Asesinan gente inocente. Lo he visto, grabado en la calle. Es imperioso cambiar rápido esto en Chile. No puede continuar este gobierno electo-dictatorial que tenemos, este gobierno que asesina gente porque sí. Los pacos no pueden existir, son peligrosos», comenta.

«Ni loco sería constituyente»

Schwarz aprovechó de comentar sobre las candidaturas constituyentes de muchos colegas como Bastián Bodenhöfer, Patricia López o Francisco Reyes. Aseguró que «pastelero a sus pasteles», ya que nunca pensaría en aceptar una candidatura así: «Hay gente mucho más capacitada para hacer un trabajo tan serio como ese. La fama, la popularidad hace fácil el camino. Puede pavimentarlo rápido a cualquier cargo de elección popular, pero hay tantos otros que se han desempeñado en política. Yo le dije a Pancho Reyes  que lo quiero mucho, que no hiciera tal, pero no me hizo caso. Él es muy capaz, pero creo que no es el momento de dispersarse tanto», manifestó.

Escucha el podcast aquí.

Chile, Content Generators, Cultura & Espectáculos, Opinión, Podcast, Televisión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *