Hacking ético: Recurso de seguridad necesario para las empresas

 

  • Arkavia Networks recomienda que todo tipo de organizaciones cuente con un soporte TI para descubrir posibles vulnerabilidades en el sistema y proteger información estratégica.

En la era de la información los datos son el principal activo para las organizaciones. Por ello, el desafío de toda institución es encontrar una forma de protegerlos. El hacking ético surge como solución para encontrar vulnerabilidades de sistemas operativos y superarlos antes que ocurra un incidente.

Google, Facebook e incluso Microsoft ofrecen recompensas a informáticos que busquen debilidades en su sistema de seguridad. Esa es la tarea que cumplen los hackers éticos en distintas áreas productivas: hallar vacíos de seguridad que pongan en peligro la información estratégica de instituciones.

“Los hackers éticos también reciben el nombre de hackers de sombrero blanco. Este tipo de profesionales son aliados en organizaciones de todo tipo para vigilar las barreras de seguridad. Esto ocurre porque la mayoría de las decisiones de los altos directivos se realizan con el uso de la información. Es decir, datos que, de no tomar medidas necesarias, pueden sufrir ataques con la consecuencia de robo, corrupción o inaccesibilidad de información estratégica”, explica David Alfaro, gerente general de Arkavia Networks.

La identificación de amenazas incluye determinar el origen y las potenciales consecuencias del riesgo. “En otras palabras, se trata de una búsqueda activa de amenazas para prevenir un incidente que puede resultar en daños irreparables a los sistemas operativos o a la organización”, agrega.

Explica que el encargado de informática debe analizar el hardware (equipos físicos como computadores), el software (programas o aplicaciones computacionales) y los servidores de almacenamiento, que son los soportes de la información.

“La información es un activo importante para las empresas, un recurso con valor deseado por los ciber delincuentes debido a que puede ser utilizado para chantajear o secuestrar con la intención de generar algún beneficio, generalmente económico. Por ello, se sugiere que desde las pequeñas hasta las grandes organizaciones cuenten con soporte informático o TI para enfrentar los riesgos que supone el mundo digital”, concluye Alfaro.

Actualidad, Mundo, Tecnología, Tendencias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *